Testimoniales

Así hablan de nosotros

BRAULIA ELLIS GRANADOS,

CÉD.: 7 149 517

 

Fueron años soñando con tener mi casa.

 

Un día apareció Cristian y me dijo que ya venía mi casa, que escogiera el modelo que más me gustaba, mi hija Ester que tiene 16 años vino corriendo y ella fue quien eligió esta, porque tiene más espacio, porque es alta y es la más linda.

 

A nosotros nos gusta mucho, todos los días estamos aquí, no salimos casi nunca de nuestra casa.

 

Mi mamá también tiene casa de bono, pero a ella se la hizo otra empresa, la mía es más bonita tiene más espacio, Ester tiene un cuarto para ella sola.

ROSIRIS FERNÁNDEZ LEIVA,

CÉD.: 7 223 620

 

Dejé mis documentos en Aditibri, el sueño mío era tener casa propia.

Me llamaron a firmar y elegí el modelo bajo, porque cuando la vi sabía que le podía hacer un anexo, ese fue mi plan desde el principio y ya se lo hice, me quedó muy bonito.

 

Todos los vecinos vinieron a verla y todos quieren una igual, porque es muy linda y tiene muy buenos materiales, los techos son especiales están artesonados y hacen que la casa sea muy fresquita.

 

Brenda está muy feliz, tiene 7 años y ya tiene cuarto propio.

JOHANA ABREGÓN MÉNDEZ,

CÉD.: 7 239 330

 

Fuimos a Aditibri a dejar los papeles que me pidieron, el derecho de posesión y otros más, cuando fui yo ya sabía cómo iba a ser mi casa, porque ya la había visto, estaba muy emocionada.

 

Antes vivía en una casita que nos prestó mi suegra, todo era junto, la cocina y el cuarto.

 

Mi casa nueva tiene todo separado: la cocina, los cuartos, el baño, la pila, eso es lo que más me gusta, tengo la pila de la ropa separada de la pila de la cocina, todo está muy ordenado.

 

Mi hija Yuriana entra al kínder y me queda a 300 metros de mi casa.

EVELYN BRITTON,

CED. 7 169 375

 

Yo vivía con mi mamá y tenía mucho gasto, era mucha la responsabilidad, yo trabajo y tengo salario, pero los gastos de la casa no me dejaban tener paz. Una vecina me dijo que podía solicitar mi casa, y ahí comenzó mi ilusión.

 

En menos de una semana me construyeron la casa, comenzaron lunes y terminaron sábado, esos muchachos trabajaban hasta tarde, cuando me levantaba en la mañana y ya la veía techada yo me decía: «Pero ¿qué es esto? ¡Esos muchachos parecen flechas! »

 

Cuando me pasé, mi mamá me decía: «¡Al fin!», no lo podía creer, después de tanto orar y orar, ya tenía mi casa, mi hija es muy pequeña y ella pelea, ella dice: «Esa es mi casa», tiene muy claro que ya tiene su casa.

 

Vino un cuñado que sabe mucho de electricidad, porque me dijo que en estas casas la instalación eléctrica queda mal y venía listo para cambiarle los tomas y cuando la vio dijo: «Wow, esta instalación está muy bien hecha, incluso tiene unos tomas especiales, que son para cuando uno trabaja con agua, wow, wow. »

 

Me la entregaron para Semana Santa y todos los familiares vinieron a verla y quedaron asombrados porque es una casa muy muy fresca, porque tiene el techo artesonado y me decían: «Te la pegaste Evelyn, te la pegaste bien».

MARLEN RODRÍGUEZ TORRES

CÉD.: 701 680 745

 

No me costó hacer el trámite para tener mi casa, Somabacu me ayudó en todo, lo duro venía con la formalización, yo creía que tenía que esperar 3 o 4 meses, pero se tardó 1 año.

 

Era muy duro pagar alquiler, es como echarle agua a un canasto con los huecos grandes.

 

Cuando uno espera los días se hacen largos, la espera fue muy emotiva.

 

Nos pasamos al día siguiente que terminaron la casa, aun no teníamos ni agua ni luz, pero no importaba, mis hijas estaban felices, me decían: «Mamita ya nos queremos ir a nuestra casita, recoger agua del río con pichingas no era un problema. »

 

Ya tenemos luz y estamos muy contentas, le damos gracias a Dios por lo que nos da, no me puedo quejar porque estoy mucho mejor que antes, tengo un gran ahorro y una casa linda.

 

Estamos en una loma y por la gravedad no nos llega el agua, esperamos que ese problema también se resuelva pronto.

 

Esta es mi casa, le puedo poner los clavos que yo quiera, hacerle todas las mejoras… Es mi casa, no tengo que pagar alquiler nunca más, eso me hace muy feliz.

ELIOVILDA RODRÍGUEZ LUPARIO

CÉD. 7 910 226

 

No tenía idea que lo iba a lograr, siempre que iba a ver cómo hacía para tener casa encontraba mucha traba.

 

Un día apareció Somabacu y en un abrir y cerrar de ojos me llamaron para firmar; bueno, ahora yo digo abrir y cerrar de ojos, pero sí pasó algún tiempo cuando Pablito me llamó.

 

Cargar todos los materiales por el Río Telire hasta Boca Uren, fue muy divertido, pero difícil y creía que era imposible.

 

El primer día los chiquillos se repartieron los cuartos, decidimos usar la cocina como otro cuarto más, para que cada uno tuviera su cuarto.

 

Nosotros cocinamos con leña y no íbamos a meter la cocina adentro.

 

En la casa nueva me quedó un espacio libre, abierto y techado, debajo de los cuartos, entonces pusimos la cocina ahí, en la rancha vieja de donde salimos, cocinábamos afuera también.

 

Le mandaba a una amiga fotos de mi casa por WhatsApp y me decía que tenía muchas ganas de venir a quedarse a dormir a esa casita tan linda; yo estaba toda creída.

 

Ayer conversé con un vecino que también fue beneficiario, de lo lindo que se sentía tener casa, ahora solo soñamos con tener luz, yo vivo de la calle a 1 km adentro en la montaña, aquí nadie tiene luz, pero vivimos en unas casas muy lindas.

ABINAIL DOMIÍNGUEZ FERNÁNDEZ

CED. 7 248 520

 

Yo me estoy pasando poco a poco a mi casa nueva, antes vivíamos con mi mama, mi hija Thais tiene ya 5 años y escogí esta casa bajita pensando en ella, pienso que es más segura para mi bebe.

 

La escuela me queda muy cerca, yo estudio en la mañana, después la paso a recoger a la escuela, y ya en las tardes nos quedamos aquí.

 

Mis hermanas también quieren su casa propia.

 

Yo estoy muy feliz me falta todavía sembrarle flores y ponerle Lujeria.

WENDY DÍAZ HERNÁNDEZ

CED. 7 249 818

 

A mí me gusto la casa alta porque voy a hacer un planche en la parte de abajo para hacer una sala.

 

Mi hijo nunca ha dormido solo, pero ahora en la casa nueva dice, “este cuarto es solo mío” él piensa que es el dueño de todo,” y me voy a traer a mi abuela”, dice.

 

Yo juego futbol y las del equipo están esperando que hagamos una fiesta para inaugurar la casa.

 

A mí no me costó mucho hacer el trámite para tener mi casa, yo antes viva con mi mama, tengo una hermana que es menor de edad y tiene una chiquita de 2 años, ella quisiera poder tener una oportunidad como la mía de tener una casa tan linda.

FLOR DÍAZ HERNÁNDEZ

CED. 7 213 779

 

Antes de tener mi casa, vivimos en un lugar que mi mama me prestaba.

 

Estoy muy agradecida con mi casa nueva, quiero hacerle muchos arreglos, vamos a hacer la cocina afuera, la vamos a hacer de hojas de suita, así podemos usar la cocina como otro cuarto.

 

Ya comenzamos a hacerle algunos de los arreglos que queremos, le pusimos rejas y portones porque la dejamos sola tres días a la semana, cuando nos vamos a predicar la palabra de Dios a otras comunidades.

 

Tenemos tres hijos Jose, Marina y Manuel, ellos van a tener su cuarto separado.

 

Para nosotros es importante tener una buena casa donde tener todas nuestras cosas seguras.

JOSÚE HERNÁNDEZ MORA

CED. 7 141 409

 

Tenemos esta casa tan carísima, buena madera, buen baño, buena cocina, todo esto cuesta mucho y no tuvimos que poner ni mano de obra ni nada, esto es un regalo de Dios, es un regalo grandísimo.

 

Antes vivíamos en una casa de suita, cuando llovía corríamos a tapar con plásticos, cuando vino la casita yo no sabía ni para donde agarrar de la felicidad.

 

Le pegamos una ceramiquita al baño, le hicimos detallitos de repisas con los sobritos de madera, también hicimos una sillita para la bebe con los mismos sobritos.

 

Estamos grandemente agradecidos porque nos dieron la casa hecha, así con todo y sin tener que pagar ni peón, ni mano de obra ni nada.

MARJORIE FERNÁNDEZ LEIVA

CED. 7 177 551

 

No nos hemos terminado de pasar del todo, pero mi hijo Greivin Daniel que tiene 11 años, ya duerme solo, no nos quiso esperar a nosotros él ya se pasó.

 

A mí me gusto esta casa bajita porque tengo niños pequeños, pienso sacar la cocina afuera para dejarle un cuarto a cada uno de los chiquillos.

 

Toda la familia está muy alegre porque antes vivíamos en una casa muy pequeña, a veces nos visitan familiares y les prestamos un cuarto.

 

Mi hermana también es beneficiaria y ella escogió la casa alta, está muy feliz también, como yo.

YOLANDA VÁSQUEZ MORA

CED. 7 075 123

 

Los que me construyeron mi casa fueron muy cuidadosos y ordenados, yo escogí la casa alta para hacer un cuarto para traerme a mi mama, le pedí a los constructores que me hicieran el baño afuera, solo pedí disculpas a los inspectores y a los constructores por pedir ese favor.

 

Me siento muy contenta con todos los muchachos han sido muy amables, estoy muy agradecida.

 

Ahora que tengo espacio en mi casa, pude recibir una niña de Shiroles que estaba en el Pani, desde hace ya tres meses la pude adoptar.

DOMISILIA LUPARIO LUPARIO 

CED. 7 076 324

 

Estaba triste, no llegaba mi casa, gracias a Dios en Aditibri me ayudaron, como dice el refrán “Ayudar sin conocer a uno”.

 

Yo vivía en el suelo, en una chanta de hoja, mi hijo consiguió un poco de laurel y construyó paredes, entonces vivíamos en un cuarto muy apretados, la hoja era mía y la madera de él.

 

Ahora entiendo porqué tuve que esperar 3 años, claro… este modelo de casa es el más lindo, es más lindo que los anteriores, me gusta todo, no tengo nada que desear, tiene muchas piezas eléctricas. Hasta campo para recibir visitas tengo.

 

Mucha gente desperdicia el agua del otro lado, por eso a mí solo me llega agua en la noche, pero tengo un tanque que todas las noches se llena.

 

Yo vivo en Suiri a 15 minutos después del bote.

 

Estoy muy muy feliz y agradecida.

ERICKA SELLES LUPARIO   

CED.  7 247 958

 

Estoy tan contenta de tener esta casa tan preciosa, la necesidad era mucha, vivía con mi mamá y mi hijo de 3 años en muy malas condiciones, nuestra casa era de hoja no tenía ni madera, las paredes y el piso eran de sira.

 

Además, estoy tan feliz y agradecida porque me pusieron un panel solar, aquí no hay luz.

 

La casa es lo principal ya tengo paz.

 

Yo estudio bibliotecología en la UNED, viajo varias horas todos los fines de semana a la universidad, me puedo concentrar en mis estudios, lo que quiero es graduarme y trabajar, no quiero tener más hijos.

 

Ya mi casa esta plantada aquí, donde me van a encontrar siempre.

BASILIA MORALES AGUILAR

CED.  701750741

 

Yo vivía en Mojoncito, mi casa era de hojas de montaña.

 

Cuando mi hijo tiene un mes lo diagnostican con leishmaniasis, eso es papalomoyo una enfermedad de la piel, desde que tiene un mes estamos en tratamiento, él es muy alérgico y tengo que estarlo limpiando, pero no tenía agua potable.

 

Me vine a Suretka buscando un bienestar para mi hijo, solicite la casa y después de un buen tiempo de espera, me llego.

 

Vivimos en mejores condiciones, en una casa muy linda, él ha mejorado mucho le pongo un spray cuando se levanta y cuando se acuesta.

 

A sido un proceso de poco a poco, la casa ya casi esta como la quiero, pude poner cerámica además quiero cerrar una parte con petatillo.

 

Vivo sola con mi hijo, pero nunca estamos solos, recibimos visitas todos los días.

JESSICA TORRES PEREIRA

CED. 702490130

 

Vivía en Suiri, en una casa prestada donde tenía muchos problemas.

 

Luego me vine a Amubre, a una casita que estaba muy deteriorada y cerrada que mi mama me presto.

 

Tengo un hijo de 3 años y una bebe recién nacida.

 

Cuando mi mama me dio un pedazo de tierra por medio de un papel, me dijeron que podía ir a solicitar mi casa en Aditibri.

 

Apenas comenzaron a construir mi casa yo ya vivía ahí, me pase de inmediato, aquí tengo mucho espacio y mucha ventilación, mi gusta mucho mi casa.

 

Estudio en el Cunlimon técnico en secretariado, ayer hice mi examen final, me gustaría seguir estudiando ciencias naturales.

JEIDYN SÁNCHEZ BERCHI

CED. 702210949

 

Estoy tan contenta y agradecida.

 

No me he pasado, aun no tengo agua ni luz, estoy haciendo los tramites, voy primero con el agua.

 

Vengo a menudo a limpiar el patio, no me gusta que mi casa este sucia.

 

Vivía en un ranchito chiquitito con mi hijo y mi compañero,

el ranchito era muy feo.

HEIDI LÓPEZ HERRERA

CED. 702340420

 

Siempre tuve la ilusión de tener una casa, hice los tramites y 3 años después estoy aquí… tengo mis cosas aquí, tengo mi propio baño.

 

 

Mi bebe cumple 4 años en enero, este año entra al materno que me queda aquí cerca.

LUISA MARÍN MARÍN

CED.700320036

Siempre hemos sido muy pobres, vivimos del plátano.

 

Vivíamos en una casa que se estaba cayendo y no tenía como repararla, por eso todos los años, durante 10 años hice trámites para tener mi casa, llegó un momento que no quería seguir insistiendo, mi hija Norma fue quién me llevó a Aditibri a volver a pedir mi casa.

 

Y un día, que precisamente venía saliendo de una enfermedad, me llamaron y mi sueño se hizo realidad.

 

Vivo con mi esposo que tiene 78 años igual que yo, mi hija vive a la par y ella es la que nos cuida.

 

Seguimos en la lucha, pero ahora en una casita muy linda y cómoda.

ANA LORENA PAÉZ HERNÁNDEZ

CED.702130054

 

Vivía con mi mamá y mis dos hermanos, en ese momento estaba con mi pareja y era muy incómodo porque la casa era muy pequeña.

 

Me fui a hacer la solicitud para mi casa cuando quedé embarazada, después mi pareja me dejó y todo se comenzó a mover más rápido, cuando mi bebe cumplió 8 meses, me llamaron para que fuera a firmar.

 

Me dijeron “Doña Lorena aquí están sus llaves”, apenas me lo dijeron agarre lo poco que tenía y me fui de inmediato, ahorita tengo mi privacidad, mi espacio, estoy muy feliz y agradecida.

DAYANA BROWN GALLARDO

CED.702350108

 

Vivía con mi mamá, cuando nació mi hija me fui a hacer trámites para mi casa, pasaron 4 años y cuando creí que ya no iba a ser posible, me llamaron para darme la noticia de que mi caso había sido aprobado.

 

De inmediato llegaron los materiales, comenzaron a medir y en 15 días ya tenía casa.

 

Para este tiempo ya tenía 2 hijas, aquí vivimos las tres, mis hijas tienen mucha libertad, no es lo mismo tener una casa propia y sentirnos dueñas de todo.